domingo, 9 de enero de 2011

La poesía gracias a su virtud camaleónica, se disfraza a veces de música, o se perpetúa en una imagen y desde hace algún tiempo también la encontramos en los terrenos de fútbol.

Más allá de todos los millones que circulan en el cauce futbolístico, mucho más allá de las declaraciones impertinentes y los gestos o actitudes insoportables que tengan sus protagonistas, mucho más allá de la importancia desmesurada que la sociedad actual le damos a este deporte, podemos encontrar unos versos maravillosos.

No me gustaría dejarme llevar por mis sentimientos irrefrenables de barcelonista subjetivo, pero en mi opinión todo amante del fútbol, me refiero a los que disfrutan con los pases "al hueco", con los que se emocionan con el juego "al primer toque", con los que se desesperan con "el catenaccio", debería rendir homenaje a Cruyff y todos sus seguidores.

Leyendo la entrevista a Reixac, segundo entrenador del Barcelona en la época del "Dream Team", comprendes de donde sale la exquisitez técnica que desarrollan los jugadores del Barça actual.

Cito textualmente : "Hay que morir por la camiseta", nos decían. Y yo pensaba 'oiga, yo lo que quiero es jugar y pasármelo bien, ¡no me quiero morir que tengo 20 años, hombre!'. 'Hay que manchar la camiseta', decían. ¡Uns collons! Al fútbol se juega de pie, cuanto menos te ensucies mejor, señal de que has podido jugar más y te has podido pasar la pelota.
Creo firmemente en esa idea, el balón debe correr, el jugador lo menos posible, el aspecto físico sólo sirve para que el cuerpo del futbolista, responda a la imaginación de su cabeza, y que sea llevada a cabo con la mayor elegancia posible.

Que sigamos disfrutando de los mejores versos futbolísticos por muchos años, aunque los colores sean diferentes, no importa, pero que esto dure muchos años.



1 comentario:

calma dijo...

Pues si, es un recital ver a este equipo, soy culé y admiro muchísimo a Pep, es un ejemplo de entrenador y de persona.
Conozco a Charly desde hace años, un gran jugador.