lunes, 21 de marzo de 2011

"... alguna vez fue todo bien, rozando el desastre." Hipólito García "Bolo".

Ahora tengo todo por delante, el folio en blanco, la primavera, la muerte. Un abanico de posibilidades que se extiende como un océano de interrogaciones e incógnitas, irresolubles algunas, sorprendentes las menos. Y ahí radica la belleza de las últimas, en esa minoría aplastante respecto a esas situaciones que se presentan dolorosas y apáticas. Nunca lloraría por ella si no se hubiese ido, pero tú que vendrás mañana o estás en camino, me harás llorar de alegría simplemente con mirarme a los ojos, y es que "envuelto en tristeza", la suave brisa de tu cálida voz, o el reflejo de tus ojos en las sombras, pervierten mi sensibilidad y ahora las lágrimas acogen una metáfora distinta, son incluso más claras, pues nos llevan a los dos, horizonte arriba, a una isla desierta y es entonces cuando todo queda atrás, el folio en blanco, la primavera, la muerte.

1 comentario:

calma dijo...

Escribes siempre precioso, increíble... Un beso y ánimo.